La agenda de La Vanguardia

1

enero 30, 2013 por carlosalonsoromero

Día de pánicos burgueses en La Vanguardia. Los relata Chris Ealham en su maravilloso La lucha por Barcelona. Con la distancia que da un libro de historia, els homenets de seny (Enrics Juliana avant-la-letre) quedan retratados como unos sinvengüenzas insolidarios.

Y eso que Ealham habla de la década de los 20. Hace casi 100 años. Claro que luego hubo una revolución, sí, pero se perdió. Igual que la guerra. Igual que la transición.

En los ejemplos de Ealham para mostrar la irracionalidad de los burgueses de la época, abundan extractos de la Vanguardia. Desde luego, no se puede negar que es un periódico con una línea clara. 100 años después, siguen dando la matraca con el civismo (eso que antes se llamaba urbanidad) y criminalizando toda la vida en los márgenes.

Honestamente, tengo muchas ganas de que la Generalitat deje de comprar casi el 30% de La Vanguardia y que ésta se vaya por fin al carajo. Su fracaso empresarial definitivo será un buen indicador de salud mental colectiva.

Hace 15 años desde que un menor de 35 años compró un ejemplar de este periódico. Sólo aguanta por los intereses políticos que difunde. Y así se distribuye hoy, sin compradores. 500 ejemplares gratuitos en el zoo, 1000 ejemplares gratuitos en el ayuntamiento de Campdevànol, 8000 ejemplares gratuitos en rodalies Renfe, 2000 ejemplares gratuitos en universidades, and so on…

La Vanguardia ya no interesa porque explica un mundo que no es el nuestro, y con la depauperación social que reina,  representa cada veza más pocos. Cada vez hay menos trabajadores que se consideran clase media, y por tanto, cada vez hay menos gente dispuesta a empatizar con los adinerados y asumir una conciencia ajena.

Hoy aparece en este periódico, así como en su versión web, un reportaje sobre los asaltos violentos a mansiones en la Costa Brava. Pero no emplean el tono periodístico neutro que deberían usar sino que, como dicen los periodistas americanos, go dickensian: resulta que los ricos también sufren. De hecho, hay ricos que viven en el empordà encerrados en sus mansiones, apurando sus copitas de Glenrothes 18 años, asustadísimos de que entren ex-militares alvanokosovares o un par de FARC jubilados.

Qué vida tan dura.

Los de La Vanguardia llevan días sobredimensionando el problema, inmersos en una campaña para conseguir medios públicos de vigilancia (más polis) para las zonas de segunda residencia de la burguesía barcelonesa. La agenda oculta de La Vanguardia, una vez más.

Recordemos, como último gran ejemplo claro de dirigismo político interesado, el embate del periódico contra la consulta de La Diagonal. Hagamos memoria: La Diagonal, arteria principal de Barcelona, lleva años convertida en una calle lenta, masificada, sucia, contaminada, ruidosa, poca habitable y poco transitable. El alcalde de aquellos entonces, nuestro querido idiota Jordi Hereu, propuso una reconversión de la calle en rambla o boulevard, conectando el tranvía de Francesc Macià a Glòries, aumentando zona peatonal y restando carriles de tráfico.

Pues bien: La Vanguardia consiguió imponer un argumento único, impostado, un consenso bestial, que decía, muy pujolianamente, que “ahora no toca una consulta, estamos en crisis, hay otras prioridades”. Y así, sin tener ni puta idea del estado de los presupuestos municipales, la mayoría de los ciudadanos decidió que aquello no convenía.

Y lo bueno de hacer estas cosas, de influir de este modo, indirectamente, es que no te haces responsable de las decisiones ajenas. Por eso La Vanguardia se permite ahora hablar del abandono de la Diagonal como calle de paseo, de compras y de ocio. Proponen una reforma de la calle, pero esta vez más racional, mejor pactada… Es decir: rambla o boulevard, 4 años después, con menos presupuesto disponible y aún más metidos en la crisis.

Qué ganas tengo de que les retiren la subvención, insisto. La Vanguardia debería desaparecer. Juegan en nuestra contra, y ya no les queda ni la excusa liberal: como negocio es un puto fiasco.

Un pensamiento en “La agenda de La Vanguardia

  1. carlosalonsoromero dice:

    Autocomentario:

    http://www.lavanguardia.com/vida/20130301/54367249858/propuesta-comerciantes-reforma-diagonal.html

    Esquizofrenia pura. O mala memoria. O ambas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: