Dos notas sobre la reforma

2

septiembre 1, 2011 por carlosalonsoromero

Un par de cosas que, así a botepronto, se me ocurren sobre el actual desaguisado antidemocrático:

1. Limitar el déficit impedirá, lo entiendo, que se pueda recurrir al endeudamiento para financiar políticas sociales. Políticas sociales y no sociales, ojo. Meter más polis en los barrios o poner otro centro de formación en inutilidades para jóvenes sin rumbo, por ejemplo, también se hace a base de endeudamiento. La orientación del gasto, las prioridades del pueblo, son lo que realmente debería decidirse abajo, y no el método contable para ajustar las cuentas. Y es que de hecho, poner un límite al gasto es hasta cierto punto lógico. Yo no gasto más de lo que ingreso por puto sentido común. Me uno a los liberales en esta consideración, pero mi punto de vista tiene truco. Es, de hecho, opuesto al suyo. Creo que hace falta generar más ingresos y sobretodo, generarlos de otra forma para no requerir ese déficit: hace falta cambiar por completo la política fiscal y gravar a muerte a los cabrones que nos mantienen con estos salarios de miseria y en estos puestos de trabajo de mierda. Que paguen los que mantienen este altísimo grado de desigualdad social a base de inversión financiera y plusvalía salvaje. También creo que hay que nacionalizar toda actividad económica que sea rentable per se, todo aquello que no dependa del marketing y de las modas de consumo. Principalmente, la industria funeraria (¡a ver quién es el guapo que, con su libertad de consumidor, decide no morirse!), el alcohol, el tabaco, las drogas y el pastoreo de turistas, por ejemplo. Todos estos sectores a los que nunca les faltará consumo. Si los empresarios del gran dinero quieren emprender, que lo hagan en sectores inestables y que lo hagan por su cuenta y riesgo, así podrán mantener una actividad en consonancia con su discurso del riesgo y del enterpreneurship.

2. Es divertido comprobar hasta qué punto en las alturas se han acostumbrado a hacer suyas las cosas de la economía, que son por extensión las cosas de la política estatal, pues no hay posibilidad de política estatal sin dinero que la financie. Esta ha sido, durante muchos años, una dictadura muy bien encubierta. Hagamos “la nuestra” y que pasen por la urna cada cuatro años, que el pueblo no es capaz de entender las cosas del dinero. ¡Fíjate los presupuestos, un camión lleno de papeles con números! ¡Oh, y el déficit, y la balanza comercial, y el PIB! ¡Quién puede aclararse con toda esa parrapla técnico-escatológica! Si incluso a ellos que nos gobiernan, que son gente preparada, con estudios, tienen que darles cursillos rápidos cuando llegan al poder, imagínense a la doñita de la mercería o al instalador de carpintería de aluminio que bebe brandy y compra el Marca. Esta es una idea nauseabundamente paternalista. Una idea que políticos profesionales, economistas y otros expertos en la complicación de lo simple llevan décadas imponiendo.  Hasta qué punto se ha interiorizado la tecnocracia, la exclusividad elitista de la democracia liberal y progresada, que incluso cuando se requiere una reforma constitucional para imponer una decisión económica, el pueblo está excluido. Pero de todas formas, tampoco me cuadran esas actitudes de sorpresa (¡oh, reforma sin referendum, tongo!) que han dado muchos agentes de la política estatal cuando este siempre ha sido un Estado muy poco democrático, por mucho que le pese a los portavoces de la CT. Sus instituciones se parieron en dictadura y su texto constitucional fue gestado por tecnócratas y ex-ministros franquistas (sólo a tiro pasado, y con amenazas veladas de algarada si fracasaba el sí, se procedió a su legitimación). Recordemos que La Consti se funda sobre ideas tan poco democráticas como el Nacionalismo Español (esa idea colonial de una Castilla extendida), la democracia bicameral -una forma sofisticada de decir: que gobiernen las élites- y la Monarquía (hola a todos, soy El Rey de España… ¿qué, cómo les suena?). Que en este contexto, y con el bipartidismo que nos rige, no se pueda votar una reforma constitucional, a mí me parece infinitamente normal. Tan normal como erróneo.

Dicho todo esto, y como no soy un cínico, me encantaría pese a todo que la limitación del déficit se sometiese a referendum y, por supuesto, que saliera NO. Pero lo bonito, lo realmente bonito y práctico, sería que nosotros decidiésemos lo que hay que llevar a referendum.

Anuncios

2 pensamientos en “Dos notas sobre la reforma

  1. alejo dice:

    Luego está el detalle del añadido “y su pago gozará de prioridad absoluta” que me recuerda a esas clausulas en la grandes infraestructuras cuando son getionadas por intereses privados (esas que obligan al Estado a compensar si los ingresos no superan unos mínimos).

    No hay por donde cogerlo. La Ley Sinde venía con el aval USA, ahora la Consti se modifica sobre la marcha bajo imposición alemana (o del BCE que tanto da). A ver con que jeta nos piden que vayamos a votar…

    Recuerde el Colapso, patato, que los sistemas sociales se van al guano cuando un número suficiente de los de abajo dejan de creer en las milongas de los de arriba.

  2. jason furia dice:

    Que dejen de hacer infrastructuras innecesarias (Barcelona, Lleida y Madrid ya están hiperconectadas, vamos, que están conectadas de más por tierra y aire, y si se descuidan también por mar; y muchas otras), que pongan impuestos altos a las rentas altas y reintroduzcan lo de la sucesiones, única cosa digna que hizo el tripartit. Se acabó el déficit, seguro. Creo que esto de privatizar la sanidad y la educación es para poder seguir adjudicando negocietes a sus amigotes ahora que lo del cemento se acabó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: