El estado de las cosas

4

marzo 1, 2012 por carlosalonsoromero

Notas rápidas sobre el plusvalor, la migración forzosa, el 29-F y el superjuez.

1. Marx two-point-zero. La industrialización excesiva, la robotización, los sistemas de información condujeron a las puertas de la superproducción. Esta situación se solventó con marketing primero y con endeudamiento después. Arranques secuenciales, efectos simultáneos. Cuando ya no había necesidad de producto, se pasó a producir necesidad. Cuando ya no se pudo producir más necesidad, se amplió el círculo de consumidores mediante deuda. Y cuando estas dos extensiones del programa de acumulación, aún actuando juntas, agotaron su función, el capital comenzó a abandonar la producción en pos de lo financiero. Hacer dinero del dinero, representación de la representación. La historia de esta crisis no se entiende sino se aborda la sucesión de ciclos de expansión y colapso. Sístole y diástole. Expansión (maquinización, posfordismo, consumismo, globalización) y contracción (endeudamiento, financiarización)… Fin del ciclo global. La historia sólo puede entenderse como la evolución del plusvalor y sus métodos de extracción. O dicho de otra forma: para trazar este recorrido, para entenderlo bien, hay que atender a las formas en que nos han estado exprimiendo. Marx otra vez y como siempre. No, no es teoría viejuna. Si se le quita la parafernalia del obrerismo y la iconología fabril, la horma del siglo XIX calza en el XXI. Y no, esta no es una nota gratuita para demostrar que he leído un poco: va dedicada a los socialdemócratas, que aún creen que rebobinar un par de décadas no nos condena a volver a repetir de nuevo todo el proceso. La socialdemocracia, de hecho, proporcionó la paz social que engrasó esta carrera hacia el absurdo (de hecho, siempre que estoy borracho repito lo mismo: si yo fuese un rico cerdo inversor, sería absolutamente socialdemócrata; es la fórmula perfecta para que el capitalismo dure mil años). ¿O se creen ustedes que Warren Buffet es idiota? De hecho, la financiarización tiene un punto de autosabotaje involuntario. Pero a lo que iba: que momentáneamente estemos de acuerdo -ok, era mejor aquello que ésto-, no nos puede hacer olvidar que aquello tampoco molaba un pelo.

2. Migración Forzosa (I): ahora ya se asume que hay que emigrar. Se contempla como una etapa más  en la evolución vital de nuestros jóvenes ciudadanitos. Les dará experiencia, aprenderán idiomas. Claro claro, todos los idiomas que no saben los viejos de arriba. Todos los idiomas y toda la experiencia que a ellos no les ha hecho ni puta falta. Como en cualquier huída, el prófugo construye sistemas de autodefensa y justificación para mantener la entereza. “Esperanzas”, se les llama. Que cuando lleve unos años fuera y la cosa se haya estabilizado, volverá a casa y encontrará algo mejor. Que cuando tenga las tablas que da el “haber vivido en el extranjero”, se le abrirán todas las puertas. Me sabe mal anticiparlo, pero no: a los que se vayan nadie les esperará para nada. Nos acostumbraremos a su ausencia, como nos acostumbramos a todo lo malo. Más les convendría luchar ahora a muerte por no tener que emigrar, si es que no quieren hacerlo. La televisión lo está dejando claro. Los programas de promoción de la migración se multiplican. Chemita se fue a Noruega y ahora por fin, a menos quince grados, le va bastante guay. Nerea está en San Francisco paseando chuchos de ejecutivos, no está muy bien pagada, pero por lo menos cada día ve el Golden Gate y se repite a sí misma que tiene mucha suerte. Ramón trabaja en Perth como albañil: joder, aquí hace casi más calor que en Murcia, pero vale la pena. Como ven, el oráculo lo ordena, las señales se acumulan, la crisis lo exige: vete de aquí, piltrafilla. Huye mientras puedas, Poniboy. No mires atrás. Así que lo que la inteligencia dicta, en estos casos, es desobedecer. Nuestro grito debería ser justo el contrario: ¡no huyáis, quedaos, resistid! ¡Os queremos por aquí!

3. Migración forzosa (y II): a río revuelto, ganancia de pescadores. Llega la Ministra Canadiense del Trabajo a promocionar su país. ¡Venios ingenieros, veníos médicos! ¡Montreal os espera! Que viva las sociedades anglosajonas libres de impuestos. El octavo país según el Índice de Desarrollo Humano de la ONU no genera los médicos e ingenieros que necesita. Qué puta vegüenza. Y encima van por ahí vendiendo en ferias y simposios internacionales sus modelos fiscales y sus medidas de promoción del enterpreneurment (o como coño se escriba: enterpreneurism, enterpenisment…). Lo que en realidad tienen es un modelo clasista de desigualdad social y educación privada insuficiente (como demuestra el propio viaje en plan job scout desvergonzado de la ministra). Me rejode esta actitud de pais demasiado progresado, tanto que tienen problemas para generar los profesionales que su turbodinámica sociedad requiere . La socialdemocracia no es la solución que queremos para nosotros pero eh, mientras vosotros la tengáis, mientras podáis permitiros producir profesionales competentes, seguid en ello que ya vendremos nosotros a repescar vuestro excedente. ¡Y a coste cero! Lógicamente, no es un modelo de desarrollo que pueda extenderse a todos los países. Es un modelo hijoputil, egoísta y parasitario. Estados que no quieren educar a su propia población, y a los que (¡en nuestra situación actual!), subvencionamos los costes de formación de su fuerza de trabajo. Proposición de ley: quieres un médico español, pues apoquina los 80.000 euros que nos ha costado producirlo, sinvergüenza, canadiense de los cojones. Claro que habría que articularlo todo con una jerga ligeramente más legalista, intentando no ofender.

4. 29-F (I). El día de ayer me llenó de orgullo. La protesta llegó a las puertas de la gran feria de renovación del gadget luminoso. Y hasta allí que se fueron los estudiantes. ¡Muy bien! Siempre hay que ir a protestar donde haya una mayor visibilidad del descontento. Hay que plantarse en las puertas del infierno, si hace falta. Además, y como se preveía, hubo represión. Y aunque la represión siempre sea un putadón para quien la padece en la cocorota, es a la vez un buen signo. Cada golpe de porra es un pequeño avance de la deslegitimación en curso. Que esto sólo se aguanta a palos, en resumidas cuentas.

5. 29-F (y II). A mediodía paseé por la diagonal en parte de su tramo estrecho. De Francesc Macià a Jardinets, la marcha de estudiantes iba dejando tras de sí todas las sucursales bancarias debidamente pintadas y precintadas. “Pagad vosotros la crisis”, “bankeros culpables”, etc… Cosas de sentido común, vaya. Como yo andaba en la estela de la manifestación, pude escuchar algunas expresiones de incredulidad/maldad de los homenets de seny, que quedaban atónitos (i esmeperduts i corpresos!) contemplando el estropicio; un desconcierto que, yendo a paso ligero como acostumbro, no pude disfrutar al completo. Aunque sí escuché la frase que sigue, aunque cueste de creer:

-¡No te preocupes que ya lo limpiarán ellos cuando estén paraos!

6. Me alega leer algo tan rotundo contra/sobre el Juez Garzón, porque me ha producido un inmenso asco ver cómo gran parte de la izquierda castellana (y la Coixet) han presentado al superjuez como una víctima del sistema. No compro, señores. Disculpen, pero si algo caracterizó a este juez desde el principio fueron sus ansias de notoriedad y su ineficacia como juez instructor (legendarias sus detenciones masivas de narcos galegos, liberados sin cargos la mayoría al día siguiente). Se supone que la independencia de los jueces proviene en parte de su anonimato, de su carácter funcionarial. Pretender que la visibilidad mediática no interfiere en la independencia judicial es conocer muy poco el sistema o tener muy poco aprecio por el ejercicio de la justicia. Lo de este hombre, definitivamente, ha sido siempre un narcisismo clínico. Pero dejando aparte su perfil de estrella del rock, la actividad judicial que desempeñó como juez tuvo muy poco de loable:  en el tribunal de excepción conocido como Audiencia Nacional promovió una activa lucha política contra los movimientos nacionalistas, tanto el de Euskadi (sobre el que tenéis amplios detalles en el texto referido un poco más arriba) como el de Catalunya. Las denuncias de tortura cometidos por policía judicial a su cargo en las operaciones contra estos nacionalismos llegaron a Estrasburgo, que dio razón a los represaliados. De hecho, la “Operación Garzón” pre-olímpica fue una simple operación política de disciplinamiento: estaos quietos que vienen las olimpiadas. Un personaje así, por muy injustamente que haya sido apaleado, no merece nuestro respaldo. Como mucho, algo de compasión maliciosa. Mejor centrarse ahora en respaldar a los huelguistas de TMB y a los estudiantes ¿no les parece? Y no, no me vengan con lo de la lucha por la memoria histórica… Ese fue otro esfuerzo del juez por seguir acaparando titulares. Un esfuerzo que, además, se sabía inútil desde el principio. La memoria histórica, en esta democracia que sigue a la transición, se enterró precisamente EN LA TRANSICIÓN, y sólo impugnándola por completo y sacando una Ley de la Memoria Histórica que no sea un bodrio buenrrollista, una ley de punto final o un zurullo progre como el que se aprobó hace pocos años, podrán los jueces hacer algo de provecho contra los pocos fascistas del régimen que quedan vivos. A ver si aprendemos de una vez como funcionan las cosas: primero se aprueba la ley, luego se enjuicia en función de ella. Y no al revés.

Anuncios

4 pensamientos en “El estado de las cosas

  1. […] de nuestro Abdul Alzhared particular, Carlos Alonso, ex-colaborador de La Escuela Moderna, en este post del Blog de Residuos sobre el estado de las cosas: el plusvalor, la migración forzosa, el 29-F y […]

  2. Dani dice:

    Coincido con Kiko. Seis pinceladas escritas aquí aportan más dosis de verdad que cuatrocientos artículos en El País, La Vanguardia o La Gaceta sobre cuándo, cómo, dónde y por qué llegará la ansiada “reactivación” económica. Ya lo dijo un amigo mío hace un tiempo, Guy Debord se llamaba: “En el mundo realmente invertido, lo verdadero es un momento de lo falso.” Este blog es un momento de lo falso.

  3. Pau dice:

    Imprescindible, as usual…

  4. MrBlu dice:

    Joder! Menudo Blog…un buen descubrimiento..Felicidades!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: