Algo de teca para pensar sobre la crisis…

5

marzo 14, 2012 por carlosalonsoromero

No es que antes no hiciese tanta falta, siempre la ha hecho, pero ahora es diferente… es que ahora nos va la vida: las condiciones de trabajo, la subsistencia, las garantías mínimas que nos ofrecía la puta socialdemocracia… Es así de triste. Hasta que nos organicemos algo mejor, necesitamos el trabajo…

Si se encuentran con ese señor barrigón y halitoso que suelta falacias económicas en el bar, no sigan a lo suyo, aparten el bocata de anchoas, por favor, y refútenle. No “hay que hacer lo que hay que hacer”, ese discurso tecnocrático de causalidades lógicas inevitables. Hay que hacer lo que conviene al pueblo, y no a los de arriba. ¡Todo lo que esté en nuestra mano! Ejerzamos de mosca cojonera y trabajemos por un consenso inverso. De abajo arriba. Y para gritar con conciencia contra la realidad que nos han vendido, aquí les ofrezco algo de teca para refutar falsedades en nuestra vida cotidiana. Los dos primeros son autores con los que no simpatizo demasiado (ala izquierda del PSOE, pre-Suresnes… que no es muy a la izquierda que digamos), pero por lo menos rebaten el consenso neoliberal con bastante eficacia :

El déficit español no es culpa del gasto público, por Ignacio Escolar

Aún no se conoce el detalle de 2011, pero las cifras de 2010 lo explican con bastante rotundidad. En ese año, las administraciones públicas españolas recaudaron un 32,9% del PIB. Son 6,7 puntos menos que la media de la UE 27 (39,6%), 10,8 puntos menos que lo que se recauda en Francia o 9,7 puntos menos que en Italia, siempre en proporción sobre el PIB. Con un sistema fiscal europeo, las cuentas públicas españolas serían perfectamente sostenibles. De toda la UE, solo en Irlanda (con su agresiva política fiscal para empresas) y en algunos países de Europa del Este –Polonia, Rumanía, Letonia, Bulgaria y Lituania– se pagan menos impuestos que en España…

Porqué España tiene un desempleo tan elevado, de Vicenç Navarro:

Se repite constantemente en los medios de mayor difusión de sensibilidad neoliberal que los sindicatos han estado protegiendo los contratos fijos, que incluyen a los trabajadores que ya tienen trabajo –los famosos insiders- a costa de los que no tienen trabajo –los también famosos outsiders- que no pueden encontrar trabajo. Estos últimos, principalmente jóvenes y mujeres, tienen enormes dificultades para entrar en el mercado de trabajo, debido a que los puestos de trabajo existentes están ya ocupados por los que tienen contratos fijos. De ahí que la solución que proponen es que se anulen los contratos fijos (para conseguirlo hay que debilitar a los sindicatos) y, con ello, los jóvenes y las mujeres puedan también entrar en el mercado de trabajo…

Metereología de la crisis, por Pablo Bustinduy:

Llamar “crisis” a la guerra económica que estamos viviendo es una forma de hurtarnos la realidad. Sirvan de muestra los recortes, que se nos dan ya masticados y rumiados con el viejo silogismo tramposo del no hay alternativa : los hechos son los que son, y siendo los hechos los que son, hay que hacer lo que hay que hacer. El mensaje de los tecnócratas está claro: solo hay un relato posible, y nosotros lo administramos. Por eso nos hablan de la crisis como se habla del tiempo; suben o bajan las temperaturas y sube o baja la prima de riesgo, como si todo esto fuera un tifón o una helada que cayó sin avisar para arruinarnos la cosecha. La ventaja de este relato es su esterilidad. No hay cualidades, no hay culpas, no hay razones ni responsabilidades. Hay un presente blindado, romo, irrespirable, sin historia ninguna ni futuro posible…

Y sobretodo, remito de nuevo a los que nos han explicado la crisis mejor: el Observatorio Metropolitano. Al fin nos cuentan de forma cabal, comprensible y con una visible mala leche donde estábamos y cómo hemos llegado hasta aquí, el fin de las condiciones del pleno empleo y la inutilidad de cualquier rescate financiero. Les juro que el suyo es un esfuerzo didáctico hercúleo. Sus tres últimos libros son imprescindibles: “Fin de Ciclo”, si tienen ustedes paciencia y algo de conocimientos de seudociencia aplicada (economía), les resultará delicioso, un recorrido por los últimos veinticinco años del capitalismo españolo; “La Crisis que Viene”, una prolongación de las líneas argumentales de Fin de Ciclo, actualizadas y simplificadas para usted, hombre moderno, que no tiene tiempo de nada; “Crisis y Revolución en Europa”, el último volumen, es un panfleto largo en donde se deja absoluta y meridianamente claro, que així no anem enlloc. Léanselos, por dios. ¡¡Los tres!! Están a años luz del resto de literatura que se ha generado sobre la actual crisis. Le meten 8 a 0 a los Navarros, Escolares, Torres-López y demás. Están advertidos.

Anuncios

5 pensamientos en “Algo de teca para pensar sobre la crisis…

  1. Dani dice:

    Gracias por este post, porque me vuelve materiales de lectura interesantes. En estos tiempos en que parece que “Internet = Twitter + Facebook” prefiero agradecer los escritos interesantes, no vaya a ser que a la gente le de por dejar de escribir.

    Tengo que leerlo todo con más tiempo. Así a bote pronto, aunque estadísticamente las administraciones públicas estén gastando menos que la media de la UE, algo habría que decir en que se destine dinero público a subvencionar contratos con el Barça, la Champions, la Unió Esportiva Lleida, la F1, productoras audiovisuales, el Consell Català de l’Esport (http://www10.gencat.net/sac/AppJava/organisme_fitxa.jsp?codi=2570)… o a rehacer el proyecto de reforma de Glòries, mientras se cierran CAPs y se baja el sueldo a los profesores, los médicos y los bomberos. ¿No? A mí eso me parece una estafa en toda la regla. O sea, el escándalo del despilfarro público no es tanto el “cuánto” como el “qué”. El dinero, literalmente, se está tirando a la basura (aunque por supuesto parte de esa basura sea actividad económica capitalista: reporteros que trabajan en la F1, el tío que vende las chuches a la entrada, etc.)

  2. Dani dice:

    También me gustaría contrastar la lectura de los tres libros que citas con los contenidos de “Crédito a muerte” (Anselm Jappe, Ed. Pepitas de Calabaza, 2011) y “Catastrofismo, administración del desastre y sumisión sostenible” (René Biesel y Jaime Semprún, Ed. Pepitas de Calabaza, 2011), para ver si se complementan. Las ideas contenidas en estos últimos me parecen sumamente interesantes.

    Ahora mismo estoy leyendo un libro que explica bastante bien los problemas que causa el modo de producción capitalista en la sociedad que lo alberga, convertida en su sierva por el llamado “mercado de trabajo”. Es “La gran transformación” (Karl Polanyi, 1944).

  3. carlosalonsoromero dice:

    Bueno, me he leído el de Riesel y Semprún en pepitas y La gran transformación. Yo diría que son libros buenísimos, pero que se mueven a un nivel más generalista. Polanyi tal vez más científico y los otros en plan parrapla post-situ… Pero es otro tono, más de denuncia filosófica. El Observatorio hace un estudio sociológico y económico más a ras de tierra, y hasta el Crisis y Revolución en Europa no suben el foco a Europa.
    En cualquier caso, fantásticos libros todos. De Jappe, he leído un par: el estudio sobre Debord en anagrama y ese recopilatorio de artículos sobre la teoría del valor… A mí me gusta el tono milenarista de Jappe porque, siendo claramente post-situ en plan Amorós, no escatima ironías sobre algunas de las flipadas de Debord y tropa… Y me hace mucha gracia el juego situ de girar el título del libro de Celine… Siendo como es de Pepitas, seguramente me lo pillaré, aunque los últimos lanzamientos de pepitas me dan algo de miedo (Camba, Jabois… no sé no sé…). Supongo que de vez en cuando hay que sanear las arcas…

  4. Dani dice:

    Gracias, me quedó clara la comparación entre el enfoque de los diferentes libros. Leeré en cuanto pueda los que recomiendas.

    Los situacionistas en su primera época todavía seguían la lógica de “derribemos el capitalismo” (pero usemos su modernidad tecnológica a nuestro gusto), mientras que hoy el análisis para ser realista necesita ir en la línea de “el capitalismo se hunde y nosotros estamos debajo, ¿qué hacemos?”. Aunque Guy Debord arregla este falaz optimismo con los años, lo que se refleja de un modo brillante en “El planeta enfermo” (http://www.scribd.com/luisdo/d/28598193-Debord-Guy-El-planeta-enfermo-1971).

    “Crédito a muerte” sigue en la línea del anterior libro colectivo que leiste, de Jappe, Kurz y otros (“El absurdo mercado de los hombres sin cualidades”). De hecho, parte de su texto está repetido en el prólogo de ese otro libro. Pero desarrolla otros temas interesantes en la misma línea: reflexiones sobre la política, el uso de la violencia, etc.

    Es cierto que el foco de los libros de Pepitas parece ir perdiéndose con el paso de los meses. Sin embargo, no sé si preocuparme por eso o celebrarlo, ya que si sacaran tres o cuatro novedades realmente importantes cada mes no tendría tiempo de leerlas y me estresaría. Si sacan un poco de ficción, surrealismo, novela negra, etc., casi se lo agradezco, aunque sería bueno que organizaran su producción editorial en colecciones diferentes ya que si no se genera un cierto galimatías.

  5. Alberto dice:

    Lo que no logro entender es cómo la gente no se da cuenta de que las famosas “medidas contra la crisis” son, en realidad, la reconfirmación última y definitiva de que nos la están metiendo doblada.

    Os sorprendería la acrítica aceptación con la que se acoge en curro, calle y bares los recortes, la mitificación del currito gandul y del funcionario como ente que se toca los huevos sistemáticamente (una generalización difícil de aceptar para alguien a quien los bomberos de BCN han librado en dos ocasiones de ver sus posesiones convertidas en ceniza, gracias a su rauda intervención).

    Y a pesar de todo -es cierto, todos hemos lidiado ocasionalmente con ese funcionario escurrebultos, o con parásitos empresariales de diverso pelaje-, la que nos están endiñando sin vaselina es tan, TAN, obvia que no entiendo cómo la gente no se subleva.

    Luego, los de Loewe hacen un mierdanuncio con cuatro carapijos soltando bobadas y tod@s a soltar espumarajos de indignación por la boca (¿qué se esperaban? ¿a trabajadores de la cadena de montaje de Seat de Martorell hablando sobre el concepto marxista de alienación?)!!!

    De nuevo, gracias por otro post más. A veces estoy menos de acuerdo con cuanto dices que otras, pero al menos es food for thought sana y nutritiva, y no el fast food pseudointelectual al que nos tienen acostumbrados los más.

    Salut.

    A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: