Un nuevo plan quinquenal

3

octubre 11, 2012 por carlosalonsoromero

Hace un tiempo empecé a darme cuenta de que el mundo era un complejísimo tejido de interrelaciones, como una madeja hecha de millones de cuerdas distintas que se apoyan unas sobre otras. Nunca me gustaron las metáforas deleuzianas de la raigambre y los esquejes. Estoy más con la idea del sistema total, de que vivir, en consecuencia, es una sucesión constante de desequilibrios, y aunque mueva a risa la actitud hindú de barrer por donde uno pasa para no aplastar insectos, la entiendo perfectamente. La interacción del hombre con el planeta y la naturaleza debería estar marcada por la idea de límite y de autoreproducción del medio. En las relaciones sociales, nuestras acciones deberían estar marcadas igualmente por concatenaciones simples de causas y resultados. Y sobretodo, evitar los males evidentes e inminentes. La institución del regalo enriquece, bien, pues se mantiene. La deuda asfixia, pues se elimina. Y cosas por el estilo…

Hay que ser humilde. Cuando las variables son demasiadas como para garantizar el éxito de la planificación social a gran escala y a largo plazo, es mejor no arriesgar. Eso no es ser un gallina, ni ser poco ambicioso. Es sencillamente tener conciencia.  Como buen vonnegutiano, creo en las cosas simples, en los silogismos cortos y en la alta fermentación. No me refiero a que debamos quedarnos, como aquellos alienígenas tan sabios de Ciberíada, con palos de caramelo metidos en la nariz, estirando las piernas con desidia, viendo el tiempo pasar, sometidos por el miedo de que cualquiera de nuestros actos, por muy bien pensado que esté, lo desestabilizará todo… No, no, es más sencillo: estoy en contra de la experimentación social que conlleve riesgos evidentes.

En este sentido, no podemos hacer prevalecer unas previsiones alquímicas sobre un resultado próximo, esperado y temible. Me refiero, por ejemplo, a este estropicio que tan bien explica Andy Robinson, en el que los economistas “de acompañamiento” (por distinguirlos de los que no asesoran a políticos e instituciones), se han aferrarado a la idea, inaudita, indemostrable, especulativa, de que una contención del déficit animaría indirectamente a los inversores a volcarse en Españistán y reanimaría el mercado de deuda, contra la idea, plausible, evidente, cercana, de que la contracción presupuestaria generaría una espiral de pobreza como la que estamos viendo a causa de una reducción drástica de la demanda agregada.

Resulta mucho más sencillo pensar en la teoría al servicio de la codicia, pensar que desde el principio los economistas pusieron su conocimiento al servicio del capital y la destrucción del mundo y de la sociedad, malignificando aún más el curso de los acontecimientos.  Y es que la maldad, en el ámbito de la inteligencia, resulta más comprensible que la inocencia. Porque si la organización de esta estructura de esquilmamiento, de devolución pública de la deuda privada, responde a una equivocación, o a un fallo de conocimiento, o de planificación, o de puesta en marcha de un experimento, entonces es que estamos ante un caso de idiotez muy redonda. Que no saben lo que hacen, en definitiva.

Estooo, mjm, mjm, no sé, yo creía que, si mañana salía el arcoiris, si había una conjunción astral y el CEO de JP Morgan tenía una erección a las seis menos cuarto, entonces la prima de riesgo bajaría y todo iría bien.

Claro claro. Toma nene: la pastilla.

Así pues, no queda del todo claro si son unas almas de cántaro o unos completos hijosdeputa. Otra idea a desarrollar es que se estén haciendo los anicetos para disimular, para salvar el culo. Un poco bajo la consigna “save your mind, and your ass will follow”. No sé si me entienden.

Anuncios

3 pensamientos en “Un nuevo plan quinquenal

  1. pipasFacundo dice:

    Els de funkadelik dèien “free your mind”

  2. pipasxurruca dice:

    A mi em faria més gràcia, per més new age i més guarro l’ “OPEN your mind”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: